Thursday, July 27, 2006

Hoy... Sin Filtros.

Cada día un nuevo suicidio silencioso, una nueva pelea existencial, otras tantas veinticuatro horas para lidiar conmigo misma. Y es que todo se ve tan frágil e incoloro…
Las agujas se suceden como inviernos fabulosos y mentiras piadosas. La nostalgia se apodera de la noche y de la mirada inconclusa de un espejo que no sangra. Y no sangra, ni mata, ni asfixia, ni revive.
Los días pueden tener el nombre que quieras, pero son culpables de tu nombre, de la espada asesina de tu nombre...
Cómo hacer para desterrarte de estos huesos, de esta sangre, de este alma. Cómo se hace para no sentir la llaga de tu cuerpo en esta piel cada vez más reseca de memoria y rastros oxidados, cuando advierto en tu mirada el reflejo de mis labios que mueren por gritarte la eterna soledad a la que pertenezco.
Una existencia de mar, me lleva por suburbios semejantes a tus ojos, y me destila en andenes donde las huellas se borran a la caída del sol, mientras los años pasan desapercibidos a tus manos de hielo. Y nada queda ya. Nada sangra.
El reloj seduce a las soledades que habitan el espejo volviéndose tiza, y un tanto papel, y sombra, y abismo. Camino descalza, por la brasa que emana tu silueta errónea de muertes satisfechas. (Infinitos mundos irreales, pero reemplazables). Presencia omnipotente de silencio nocturno.
Y otras tantas veinticuatro horas…

2 Comments:

Blogger Cheshire said...

bah... y esto cuando cambió de dueño???.....
en fin.....
tay media tristona al parecer :o... que onda.... quien sea que sea, no vale la pena si te hace sentir asi.....

Saludos!!:D
JCM

6:11 PM  
Blogger El tuerto i el ciego said...

Nose ni como llegue, pero me gusto e lflog :)
si te gusta pasa por el mio
abrazos
y paz!

el tuerto i el ciego

5:58 PM  

Post a Comment

<< Home